Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Los bits son a la informática, lo que el maíz es a la agricultura. Partiendo de este principio los lenguajes de programación se pueden definir como una forma de materia prima en el sector tecnológico. En esto entran los códigos que definen el carácter y funcionalidad de cada criptomoneda. Pasa que con el surgimiento del Bitcoin, de una vez se dijo que esto era dinero digital. En los actuales momentos la criptomoneda se tiene que referenciar en dinero fiat, aunque exista intercambio entre estas, por lo que hasta ahora ha habido en gran proporción, es especulación, y en el sistema político y financiero global, mantienen las alarmas encendidas porque se interpreta que la irrupción de la combinación de la criptografía, las redes entre pares y la base de datos distribuida, es una forma de rebeldía que pondría en riego al sistema, al implicar aspectos con la eliminación de los intermediarios, la transferencia de data protegida por criptogramas por el consenso de una red que permiten el anonimato y la interpretación que se hace de emisión de dinero de manera finita.

El desarrollo de Bitcoin ha originado 1.500 criptomonedas, con diversa funcionalidad cada una, además del desarrollo de soluciones que para la industria financiera y otros sectores que están en pleno proceso. Reducir al concepto de que esta tecnología es dinero digital resulta simple, sobre todo cuando dentro de la misma comunidad surgen posiciones antagonistas como por ejemplo la bifurcación que creó Bitcoin Cash y Bitcoin Gold, en la búsqueda de soluciones a los atascos de transferencias de Bitcoin. La creación de Litecoin, que reduce el costo de las transferencias y el tiempo de construcción de bloques por los mineros. Los contratos inteligentes que potencian el uso de Ethereum, además de las mejoras a Dashcoin, las posiblidades de Namecoin con los DNS. Incluso el lanzamiento de Dogecoin, que se trataba prácticamente de una parodia  y ahora es utilizada seriamente como medio de pago y de transferencia de valor. Bitcoin ha producido empresas fabricantes de equipos especializados de minería, ha aumentado la demanda de tarjetas gráficas, ha producido cualquier cantidad de proyectos como los grifos, los sitios de intercambio, la minería en la nube, ha cambiado el modelo de los sitios web tipo PTC, ha creado medios de comunicación nuevos especializados, impacta al sector energético y hace que muchos gobiernos comiencen a admitir pagos de impuestos con este activo. Se trata de una materia prima que está moviendo al mundo de una manera distinta, es como cuando el descubrimiento del petróleo, todo cambió.

Así como se cotiza el maíz en los mercados mundiales, comienza a suceder y a comprender con el comercio de bits, la compra venta de data informática protegida por los criptogramas. Utilizar un software, que permite enviar datos de un usuario a otro, verificados por toda una red, imposibles de duplicar o falsificar y a los cuales los especuladores le inyectan liquidez en dinero fiduciario, motorizan el mercado de desarrolladores, dan un giro al sector tecnológico que logra captar enormes cantidades de dinero para cada proyecto, de los cuales muchos terminarán fracasados y otros con grandes éxitos, sin duda alguna, en este momento se está en la fase de la euforia. Todavía se depende del dinero fiduciario para determinar el valor de la misma, algunos apuntan que llegará el momento en que un Satoshi, valdrá un Satoshi y así podría ser intercambiado por bienes.

Los grandes bancos comienzan a entrar en el negocio. Muchos intercambios importantes del mundo tienen detrás grandes fondos de los bancos convencionales, además de también comenzar a usar la tecnología de la cadena de bloques para soluciones propias. Es en este punto en que el propósito de los cripto anarquistas, podría perderse, cuando las grandes corporaciones, esas que son retadas con la descentralización de las redes, con el intercambio de manera libre, al ser adoptada por la industria. En Estados Unidos las autoridades han acertado al definir Bitcoin como una materia prima, una mercancía o commoditie, al punto que se creó un ETF para ser comerciado en los mercados de futuro, que no tiene nada que ver con el dinero que se utiliza en el propio ecosistema de las criptomonedas, sino que se especula con dinero fiduciario con el precio de la misma en mercados convencionales, eso se ve con las enormes diferencias entre el mercado spot de Bitcoin y el de las bolsas norteamericanas que lo han listado en sus opciones.