Fuente: Globovisión/Harold Capote Fernánde

Este es el trigésimo segundo abril que transcurre desde que Félix Hernández llegara al mundo en la ciudad de Valencia, estado Carabobo.

Desde temprana edad mostró predilección y talento especial para la práctica del deporte de las pelotas y los guantes, condiciones que le permitieron destacar en cada una de las categorías infantiles en las que participó.

A los dieciséis años, edad legal para poder firmar como pelotero profesional, un espigado muchacho carabobeño llamó la atención de la prensa deportiva nacional, luego de acordar contrato con la organización de los Marineros de Seattle, y a pesar de las enormes perspectivas en torno a él, Hernández rechazó ofertas económicas más altas de otras organizaciones, para aceptar la oferta de los Marineros por unos “escasos” 710.000.

(Lea también: Josef Martínez bate récord de la MLS con 24 goles en sus primeros 25 partidos)

Dejar en alto el nombre de Venezuela es una de sus prioridades

Su paso por las sucursales de desarrollo fue tan rápido y potente como sus lanzamientos. Félix maduró más rápido que el promedio de jugadores y tan pronto como a los 19 años estaba presto para estrenase en el escenario de mayor categoría en el béisbol: las Grandes Ligas.

Luego de su debut el 4 de agosto de 2015, “El Rey” como sería apodado por la afición en Seattle, ha edificado una carrera llena de logros que a sus tempranos 32, lo ubican como uno de los lanzadores venezolanos y latinos más destacados en el Big Show.

El Rey” a parte de ser el único criollo autor de un juego perfecto en Las Mayores, ubica su nombre junto a los de Nolan Ryan, Walter Johnson, Don Drysdale, Pedro Martínez, Sam McDowell, Sandy Koufax, Bert Blyleven y Tom Seaver como los únicos nueve lanzadores en lograr la elevada cifra de 2.300 ponches al llegar a los 32 años. De ese listado solo McDoweell no es integrante del Salón de la Fama.

A pesar de ser temprano aun, muchos estiman que el Templo de los Inmortales debe ser el destino de Hernández luego de concluir su carrera como beisbolista profesional.