Fuente: Globovisión/ABC/JMGM

Lamentando “la falta de una acción conjunta a favor de la paz en Siria”, el Papa Francisco se ha manifestado este domingo “profundamente trastornado ante la situación mundial”, y ha pedido vigorosamente “a todos los responsables políticos que prevalezca la justicia y la paz”.

El Santo Padre ha añadido que reza sin cesar por la paz, e invitó a todas las personas de buena voluntad a hacer lo mismo. La pasada semana, el Papa había denunciado el bombardeo con armas químicas, que había calificado de “instrumentos de exterminio”, pero no había pedido como respuesta nueva violencia sino “que los responsables políticos y militares escojan la vía de la negociación”.

(Lea también: ONU estudia resolución sobre Siria que incluye investigar armas químicas)

Durante el encuentro con decenas de miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro para el rezo del Regina Coeli, el Santo Padre ha insistido en que “el cuerpo es un don estupendo de Dios, destinado a la unión con el alma y a manifestar en plenitud la imagen y semejanza a Él”, por lo que “estamos llamados a tener un gran respeto por nuestro cuerpo y el de los demás”, teniendo claro que, incluso cuando se utiliza para pecar, “el pecado no lo provoca el cuerpo sino nuestra debilidad moral”.

Por eso, según Francisco, “cada ofensa, herida o violencia al cuerpo de nuestro prójimo es un ultraje a Dios creador”, especialmente si se comente “contra los niños, las mujeres o los ancianos”, pues “en la carne de estas personas encontramos el cuerpo de Cristo despreciado, calumniado, humillado, flagelado y crucificad”.