Desde la iglesia Nuestra Señora de Regla en el municipio Tovar, el gobernador Ramón Guevara acompañó al pueblo en una misa en Acción de Gracias para unirse a la oración en remembranza del evento sísmico del 28 de abril de 1894, que azotó al estado Mérida,

 El pasado sábado se cumplieron 124 años del gran sismo de Los Andes, que afectó en esa época a toda la entidad, particularmente a las poblaciones de Tovar, La Mora, Estanques, Lagunillas y Jají.   

 Al respecto, Guevara expresó lleno de fe y esperanza, en la advocación de nuestra Señora de Regla, “me uno en oración en este día, acompañado de los alcaldes de Tovar, Bailadores, y Guaraque. Entre todos saldremos adelante”.

 El párroco Aldemar Villasmil, celebró la eucaristía y exhortó a los feligreses a seguir en oración para que por intercesión del Santísimo Sacramento se “libre a todos de una catástrofe natural”.

 Asimismo, Villasmil efectuó una petición al mandatario regional  sobre la rehabilitación de las áreas de la iglesia, específicamente el altar mayor y las naves laterales, fraccionadas en el sismo acaecido a comienzos del mes de abril del presente año, a lo cual el Gobernador dio repuesta de manera inmediata durante la misa e indicó que para el mes de septiembre esa solicitud estaría ejecutada.

 Por su parte, el presidente del Instituto de Protección Civil y Administración de Desastres del estado Mérida, Manuel Paredes Carrizo, recalcó que desde el Ejecutivo regional se fomenta la cultura preventiva en materia de sismos.

 “Informo que se culminó esta etapa de prevención del primer trimestre del año con las diferentes jornadas realizadas en los ejes que conforman el estado Mérida, capacitamos maestros, prefectos, a la comunidad y fuerza viva, en qué hacer durante un evento sísmico”.

 El pasado viernes se concretó un simulacro de sismo, que contempló el desalojo de las escuelas ante una hipotética alerta de movimiento telúrico, como parte de la cultura preventiva que impulsa el Gobierno regional. Prensa OCI/ Gráfica: Maury Aranda.