El promedio de participación para los comicios del próximo domingo 20 de mayo, podria estar en promedio en un 50%, si tomamos en cuenta algunos datos publicados por algunas encuestadoras (Delphos; More Consulting, Datanálisis, Daticop, Centro de estudios políticos de la UCAB, Consultores 21, Grupo de opinión Venezuela, ICS Internacional y Consultores 30.11), realizadas durante el mes de abril de este año y publicadas en la web.
Solo una encuestadora (Centro de estudios políticos de la UCAB), indagó sobre el porcentaje de confianza ante el CNE arrojando la pírrica cifra de un 14% en total.
Si se comparan los últimos porcentajes de participación en procesos presidenciales (2006, 2012,2013), el promedio es de 80 % en total (número sumamente alto en comparación con resultados en cualquier parte del mundo), lo que marca una diferencia notable en comparación con las perspectivas para el 20M. ¿Acaso será determinante el probable porcentaje de abstención para determinar cambio políticos, tomando en cuenta el rechazo de la mayoría de los venezolanos, hacia la gestión del actual gobierno? Es decir, presumiendo que esos votos podrian ir hacia el otro candidato. Es solo una probabilidad, de las muchas en el escenario.
Otros indicadores generados en un artículo publicado en Prodavince (11.5.2018), destaca que entre los que expresan que no votaran, aluden a razones como, desconfianza en la directiva del CNE y falta de unidad en la oposición.
Finalmente hace un recordatorio sobre la posibilidad de que los resultados electorales, “pueden ser manipulados o alterados desde las 34 mil mesas de votación o al momento de ser oficializados los resultados”, tomando en cuenta la experiencia de 2017, incluyendo las denuncias hechas por representantes de la empresa Smartmatic (desligada del CNE), así como las de la elección de gobernadores de ese mismo año, destacando lo ocurrido en el estado Bolívar. Hasta la fecha el CNE nunca ofreció respuesta a las mismas. J.C.